Salí desde Toronto en dirección a las Cataratas del Niágara junto con Manu, un amigo que me acompañaba a visitar esta maravilla natural. Abrimos nuestro mapa, empuñamos la cámara para sacar la mejor foto y nos plantamos allí, en las famosas cascadas que esconde este rincón de Canadá. Hoy comparto contigo siete cosas importantes para que las tengas en cuenta a la hora de ver las Cataratas del Niágara.

Cómo ir desde Toronto

Si vais desde Toronto como hice yo, tenéis varias opciones de transporte para elegir. La primera es alquilar un coche, que os va a costar entre 40 y 50 dólares y vais a tardar en torno a una hora y media en llegar.

Otra opción (por si os da miedo conducir pero os apetece el “lujo” del coche) es coger un Uber. Te cobrarán entre 60 y 150 dólares, dependiendo del momento y de la suerte que tengas.

La tercera y última es la que hemos hecho Manu y yo, coger un autobús que nos ha costado 45 dólares ida y vuelta. La opción más económica sin duda.

No estarás solo

Cada año visitan las Cataratas del Niágara entre 12 y 14 millones de personas, lo que certifica que es uno de los principales atractivos naturales del mundo.

Desde Table Rock House, nuestro punto de salida, nos quedó bastante claro este punto, y eso que el día que nosotros pisamos aquello hacía un frío de miedo (una semana después se quedaron congeladas).

Lo peor de las Cataratas del Niágara

La única cosa mala del lugar, y haced el favor de no buscar más información (modo madre), es que son bastantes las personas que han decidido usar esta enorme masa de agua para poner un punto y final a sus vidas.

De hecho, se ha dado el caso de turistas que han grabado un episodio tan trágico como éste sin darse ni cuenta. Imaginad qué impresión se llevaron luego…

Para qué se aprovechan

Cuando estéis allí, comprobaréis la increíble fuerza que tiene el río. Una fuerza que se confirmó por primera vez hace más de 250 años, cuando se empezó a aprovechar.

Primero la energía se utilizó para lo aldededores, iluminar la cascada, etc., y más tarde, gracias a Nikola Tesla, se llevó hasta Búfalo, una localidad a más de 30km de las cataratas. Hoy el río Niágara es una fuente de energía importantísima (podrás ver una antigua central hidroeléctrica si te das un paseo contorneándolo).

Formas de visitar las cataratas

Hay varias formas de ver esta enorme caída de agua. Podéis verla desde el paseo, que es lo más habitual; podéis hacerlo también en barco, que se acercará más o menos a la caída de agua dependiendo del tiempo que haga; o por último, como flipada máxima, tenéis la opción del helicóptero.

Espero que si te subes en el helicóptero no te olvides de contarme luego cómo ha ido. 😁👉

Curiosidades

Hasta 14 personas han tratado de saltar por las Cataratas del Niágara (esta vez con el objetivo de salir ilesos). Algunos de ellos lo han conseguido, pero otros han tenido un final muy trágico.

Bobby Leach, con una edad importante, fue el primer tipo que logró la hazaña. Entre los que lo han conseguido está el famoso ilusionista estadounidense David Copperfield.

Un último consejo

Al margen del atractivo turístico principal, hay una localidad que dicen que no te puedes perder: Niagara on the lake. Yo me la jugué yendo cuando ya era de noche y quizás no lo tendría que haber hecho. Fue un paseo muy agradable, con luces navideñas y olor a villancico, pero el tramo que tuvimos que hacer hasta llegar allí fue demasiado largo para lo que nos encontramos.

Ahora bien, te habló de una noche de invierno. Habiendo visto fotos de Niagara on the lake de día, con las casas al borde del lago, las terrazas y el color verde, solo te puedo decir una cosa: cuando vuelva a pisar las Cataratas del Niágara, le daré una segunda oportunidad.

Para que puedas hacerte una idea todavía mejor del sitio, he grabado un vídeo donde aparte de contarte estos consejos te los enseño con la ayuda de Manu:

Write A Comment